Concepción Segura
Atención fuente educativa y columnistas

 

Ahí van unos datitos:

Pues resulta que el que al que le deben estar zumbando las orejas es al subsecretario de Educación Basica federal, Fernándo González Sánchez, el yerno del Elba Esther Gordillo. Resulta que un numeroso grupo de trabajadores de las secciones 10 y 11 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación se quedaron sin cobrar su quincena, por la padecida por todos burocracia con la que se manejan en la instutución.

Desde marzo pasado, unos mil trabajadores fueron reclasificacos y se les cambió la clave, es decir el mecanismo con el que pueden cobrar sus respectivos sueldos. Se supone que esa clave fue reasignada a personal con mayor antigüedad en la institución, circunstancia que es hasta cierto punto normal en la mar de burocracia que supone la Secretaría de Educación Pública.

El contrato para trabajadores administrativos, para empleados de intendencia e incluso de varios profesores terminaría en diciembre, pero para todos ellos se supone que estaría garantizada la ampliación de ese contrato para 2011 y con ello el cobro de sus quincenas.

Per cuál va a ser la sorpresa para ellos, que esta quincena no les depositaron. Lo que sigue es peor… les dijeron que podrán cobrar, si bien les va, hasta marzo. Todavía peor es la amenaza de que si se les ocurre dejar la chamba, para garantizar el sustento de sus familias los acusarían de abandono de trabajo.

La ineficiencia en los engorrosos trámites de la oficina a cargo de Natividad García, Jefe de Personal de esa oficina es el factor que tiene en jaque al sustento de esas familias.

Nombre, las oficinas del Departamento de Personal de la coordinación sectorial, ubicadas en Fray Servando, fueron un hervidero de gente, que con justa razó exigía su pago, el viernes pasado.

¿Pues no que el señor Subsecretario al ser pariente de la lidereza tendría que garantizar al menos lo mínimo, que es el pago de los salarios, a los agremiados de su suegra?

Se supone que el Presidente Calderón hizo hasta un concurso para determinar cuál era el trámite más engorroso, pero en la SEP parece que mientras más complicado y más papel se gasten más competitivos e ISO9000 son.

Lo más grave es la consecuencia para las familias de los trabajadores, entre los que está personal con los salarios más bajos, y peor aún, el trato que se le dará los próximos meses a los estudiantes. Si de por sí las políticas educativas demuestran un abandono escandaloso, donde los planes de estudio han sufrido recortes de la misma envergadura que el presupuesto, qué podemos esperar si encima del desgaste, desinterés y holgazanería de mucha gente, le sumamos que no les pagan su sueldo. Por lo pronto habrá que ver cómo se pone la cosa en esas oficinas el lunes. ¡Qué dirá ahora el secretario Lujambio! ¡Qué escándalo, por Dios!

011611
Atención fuente educativa y columnistas

 

Ahí van unos datitos:

Pues resulta que el que al que le deben estar zumbando las orejas es al subsecretario de Educación Basica federal, Fernándo González Sánchez, el yerno del Elba Esther Gordillo. Resulta que un numeroso grupo de trabajadores de las secciones 10 y 11 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación se quedaron sin cobrar su quincena, por la padecida por todos burocracia con la que se manejan en la instutución.

Desde marzo pasado, unos mil trabajadores fueron reclasificacos y se les cambió la clave, es decir el mecanismo con el que pueden cobrar sus respectivos sueldos. Se supone que esa clave fue reasignada a personal con mayor antigüedad en la institución, circunstancia que es hasta cierto punto normal en la mar de burocracia que supone la Secretaría de Educación Pública.

El contrato para trabajadores administrativos, para empleados de intendencia e incluso de varios profesores terminaría en diciembre, pero para todos ellos se supone que estaría garantizada la ampliación de ese contrato para 2011 y con ello el cobro de sus quincenas.

Per cuál va a ser la sorpresa para ellos, que esta quincena no les depositaron. Lo que sigue es peor… les dijeron que podrán cobrar, si bien les va, hasta marzo. Todavía peor es la amenaza de que si se les ocurre dejar la chamba, para garantizar el sustento de sus familias los acusarían de abandono de trabajo.

La ineficiencia en los engorrosos trámites de la oficina a cargo de Natividad García, Jefe de Personal de esa oficina es el factor que tiene en jaque al sustento de esas familias.

Nombre, las oficinas del Departamento de Personal de la coordinación sectorial, ubicadas en Fray Servando, fueron un hervidero de gente, que con justa razó exigía su pago, el viernes pasado.

¿Pues no que el señor Subsecretario al ser pariente de la lidereza tendría que garantizar al menos lo mínimo, que es el pago de los salarios, a los agremiados de su suegra?

Se supone que el Presidente Calderón hizo hasta un concurso para determinar cuál era el trámite más engorroso, pero en la SEP parece que mientras más complicado y más papel se gasten más competitivos e ISO9000 son.

Lo más grave es la consecuencia para las familias de los trabajadores, entre los que está personal con los salarios más bajos, y peor aún, el trato que se le dará los próximos meses a los estudiantes. Si de por sí las políticas educativas demuestran un abandono escandaloso, donde los planes de estudio han sufrido recortes de la misma envergadura que el presupuesto, qué podemos esperar si encima del desgaste, desinterés y holgazanería de mucha gente, le sumamos que no les pagan su sueldo. Por lo pronto habrá que ver cómo se pone la cosa en esas oficinas el lunes. ¡Qué dirá ahora el secretario Lujambio! ¡Qué escándalo, por Dios!

011611
Atención fuente educativa y columnistas

Ahí van unos datitos:

Pues resulta que el que al que le deben estar zumbando las orejas es al subsecretario de Educación Basica federal, Fernándo González Sánchez, el yerno del Elba Esther Gordillo. Resulta que un numeroso grupo de trabajadores de las secciones 10 y 11 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación se quedaron sin cobrar su quincena, por la padecida por todos burocracia con la que se manejan en la instutución.

Desde marzo pasado, unos mil trabajadores fueron reclasificacos y se les cambió la clave, es decir el mecanismo con el que pueden cobrar sus respectivos sueldos. Se supone que esa clave fue reasignada a personal con mayor antigüedad en la institución, circunstancia que es hasta cierto punto normal en la mar de burocracia que supone la Secretaría de Educación Pública.

El contrato para trabajadores administrativos, para empleados de intendencia e incluso de varios profesores terminaría en diciembre, pero para todos ellos se supone que estaría garantizada la ampliación de ese contrato para 2011 y con ello el cobro de sus quincenas.

Per cuál va a ser la sorpresa para ellos, que esta quincena no les depositaron. Lo que sigue es peor… les dijeron que podrán cobrar, si bien les va, hasta marzo. Todavía peor es la amenaza de que si se les ocurre dejar la chamba, para garantizar el sustento de sus familias los acusarían de abandono de trabajo.

La ineficiencia en los engorrosos trámites de la oficina a cargo de Natividad García, Jefe de Personal de esa oficina es el factor que tiene en jaque al sustento de esas familias.

Nombre, las oficinas del Departamento de Personal de la coordinación sectorial, ubicadas en Fray Servando, fueron un hervidero de gente, que con justa razó exigía su pago, el viernes pasado.

¿Pues no que el señor Subsecretario al ser pariente de la lidereza tendría que garantizar al menos lo mínimo, que es el pago de los salarios, a los agremiados de su suegra?

Se supone que el Presidente Calderón hizo hasta un concurso para determinar cuál era el trámite más engorroso, pero en la SEP parece que mientras más complicado y más papel se gasten más competitivos e ISO9000 son.

Lo más grave es la consecuencia para las familias de los trabajadores, entre los que está personal con los salarios más bajos, y peor aún, el trato que se le dará los próximos meses a los estudiantes. Si de por sí las políticas educativas demuestran un abandono escandaloso, donde los planes de estudio han sufrido recortes de la misma envergadura que el presupuesto, qué podemos esperar si encima del desgaste, desinterés y holgazanería de mucha gente, le sumamos que no les pagan su sueldo. Por lo pronto habrá que ver cómo se pone la cosa en esas oficinas el lunes. ¡Qué dirá ahora el secretario Lujambio! ¡Qué escándalo, por Dios!

011611
Power : Tumblr   |   Theme : Reeckerz
Archive   |   Random   |   Mobile   |   RSS   |   Ask